Estar a "dieta"… ¿Te quita paz?

¿Crees que has perdido tu paz interior al intentar comer saludable? A muchos les pasa que empiezan una dieta y solo se queda en el intento, ya que existe una lucha mental con la comida, que genera desesperación por aquellos alimentos “prohibidos”, lo cual nos hace abandonar la dieta y nos provoca un sentimiento de fracaso. Las causas principales por lo que se presenta esa relación desequilibrada con la comida son: la falta de atención y amor a la experiencia de comer momento a momento.
 
Te comparto unos sencillos consejos para comer consciente y así alcanzar una relación afectiva que te ayudarán a lograr un contacto entre la alimentación y el interior:
 
· Come despacio
El disfrutar la comida no solo proporciona satisfacción al experimentar texturas y sabores diferentes, sino que también ayuda a obtener más beneficios de los alimentos que se consumen. También entre más despacio comas, mayor será el tiempo en que el cuerpo mande una señal al cerebro de “ya basta, ya estoy satisfecho”, antes de que sigas comiendo de más. 
 
· Ojos que no ven, mente que no siente
Suele pasar que cuanto más cerca o disponibles estén los alimentos que te gustan, como dulces y papas (por ejemplo, en el cajón del buró o del escritorio, en la bolsa de diario, en la mesa de la sala, etc…), no tardarás nada en imaginarlos y por consiguiente dirigirte al lugar más cercano en donde se encuentran y terminarás comiéndotelos. Así que entre más lejos los pongas, los tendrás menos en tu mente y así evitarás saciarte con ellos.
 
· Responde a la pregunta ¿De qué tengo hambre?
No siempre se tiene hambre de comida, también existe el hambre emocional, la cual se presenta en un intento de llenar ese agujero, no en el estómago, sino en el corazón. Comes cuando te sientes solo, cuando terminas una relación de años o cuando muere algún ser querido. Son maneras de intentar cuidar de ti mismo, pero debemos tener en cuenta que ese tipo de hambre, no se va a saciar con comida. 
Debes de darte un momento a solas y observar lo que estas sintiendo, ve la posible solución, acéptalo y sigue adelante haciendo cosas que te hacen feliz, como: escuchar tu música favorita, caminar por un parque y disfrutar de la increíble naturaleza que te rodea y en varias ocasiones acudir a terapia psicológica será la mejor solución.
 
· Ámate y medita 
No te autocritiques, ni te compares con nadie más. Honra a tu cuerpo y a tu corazón, amándote y meditando 10 minutos al día. Complementa tu vida con las pequeñas cosas que tienes en este preciso momento.
 
Alimentarnos conscientemente es una manera de volver a despertar nuestro placer al comer y poder transformar el aburrimiento en curiosidad, la inquietud en alivio y negatividad en gratitud. Es por eso, por lo que comer es un arte.
 
Si te interesa leer más acerca del tema te recomiendo leer el libro de Comer Atentos de Jan Chozen Bays.
 
 
Itzel Hidalgo Sobrado 
Fitcoach 

 


Bibliografía:
1. Bays, J., 2013. Comer Atentos. 1st ed.


Publicación más antigua Publicación más reciente

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados