¿Sabías que nuestro intestino es considerado el segundo cerebro?

Este nombre se le asignó debido a que nuestro intestino está conectado con el cerebro a través de millones de neuronas que viajan a través de todo el cuerpo para mandar señales, además los dos sistemas fueron creados a partir del mismo tejido y están conectados por el nervio vago, por medio del cual transmiten información todo el tiempo.

Otro factor que hace que tengan tanta relación es que, en el intestino se produce del 80 al 90 % de la serotonina, seguramente la has escuchado, ¡es el neurotransmisor de la felicidad!


Entonces, a primera instancia puedes darte cuenta de que, si tu salud intestinal está óptima, tu estado de ánimo también será óptimo.
La flora intestinal colabora con la digestión y absorción de los nutrimentos provenientes de los alimentos; crea barrera contra virus, bacterias y parásitos nocivos para el organismo, así que prácticamente es un factor indispensable para el correcto funcionamiento del sistema digestivo y del cuerpo en general.

Una vez explicado esto, me gustaría que comprendas los beneficios de tener una flora intestinal saludable.


Una buena salud intestinal está relacionada con una salud cognitiva, ayuda a prevenir enfermedades como: diabetes, alergias, intolerancias, autismo y asma; asimismo se ha encontrado relación entre una flora intestina disfuncional y problemas de ansiedad, concentración y depresión.


¿Y cómo le hago para tener salud intestinal?
Los probióticos son los principales participantes en la salud intestinal, pero debes saber identificarlos, ya que son 5 especies las que aportan este beneficio a la salud:


·       Lactobacillus plantarum
·       Lactobacillus acidophilus
·       Lactobacillus brevis:
·       Bifidobacterium lactis:
·       Bifidobacterium longum


No tienes que aprenderte los nombres, pero es importante que lo sepas, ya que si consideras comprar cápsulas o tabletas deberán tener las 5 especies para que sea funcional.

Las principales fuentes de lactobacilos en alimentos son: Kéfir, kombucha, yogurt, kimchi, chucrut, conservas de verduras y frutas, huevo, salmón y pescados fermentados, jícama en escabeche, entre otros.


Se recomienda también incluir como complementos:
·       Cúrcuma: propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, investigaciones recientes demuestran que puede promover la creación de nuevas neuronas, mejora el metabolismo de la glucosa.
·       Aceite de coco: reduce la inflamación, es termoestable, así que se puede utilizar para cocinar a altas temperaturas
·       Vitamina D: nos proporciona salud ósea, regula algunas enzimas implicadas en la creación de neurotransmisores.
Ahora que ya conoces está info, no olvides que una parte súper importante al adquirir la proteína es el acompañamiento que hacemos las Fit coaches a tu plan alimenticio.


Publicación más antigua Publicación más reciente

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados