Ejercicios isométricos y sus beneficios

Los ejercicios isométricos son ejercicios a los que normalmente no solemos prestar mucha atención, pero que si se trabajan con regularidad pueden ayudar a mejorar nuestro nivel físico. Hoy en tu BreakFIT favorito te contamos un poco a cerca de ellos, para que los integres dentro de tu rutina de ejercicio. 

Esto se caracterizan por mantener una posición estática, donde la articulación y el músculo no cambian, se usan tanto para el entrenamiento de fuerza como para la estabilización. Los ejercicios isométricos también son excelentes para ayudar a fortalecer los músculos si tienes una lesión, ya que no agregan estrés en las articulaciones.

Hay dos tipos de ejercicios; los activos y los pasivos. Se van a denominar activos a aquellos en los que nosotros ejercemos fuerza sobre algo y no nos limitamos a resistir una carga o mantener una posición fija, por ejemplo, empujar una pared o tirar de algún elemento anclado al suelo. 

Por su parte en los pasivos se basan en resistir un peso o mantener una posición. Dependiendo de qué ejercicio se trate, podremos convertir un ejercicio pasivo en activo ejerciendo fuerza sobre el suelo o sobre el elemento que nos estemos apoyando.

Algunos de sus beneficios son: 

  1. No necesitas equipo especial, sólo tu cuerpo
  2. Aumentarás tu fuerza muscular y resistencia 
  3. Podrás trabajar de forma local cada parte de tu cuerpo
  4. Ayuda a prevenir lesiones dado que son ejercicios estáticos 
  5. Sin ideales si tienes alguna lesión 

Recuerda que en la app de Fit body podrás encontrar rutinas realizadas por los mejores coaches y que incorporan ejercicio isométricos. ¡No olvides descargarla!