En sus marcas, listos…¡A correr!

Correr por primera vez puede ser una experiencia inolvidable si se hace de forma correcta. Cuando decides iniciar en el running lo haces para llegar a un objetivo, ya sea perder peso, mantenerte en forma, superarte a ti mismo corriendo un maratón o como simple método para desestresarte. 


Pero antes de que agarres tus tenis favoritos y salgas a querer correr diez kilómetros en 5 minutos, pon mucha atención a los consejos que a continuación te damos. 


Dedica tiempo al calentamiento 

El calentamiento ayuda a activar el sistema neuromuscular a punto para el esfuerzo, ya que activa un mecanismo por el cual el cerebro le transmite a los músculos cómo contraerse. Por lo anterior,  el cuerpo comienza a producir en masa las enzimas que queman grasas, propiciando así un funcionamiento más eficiente del sistema aeróbico. 


Por otra parte, el líquido sinovial se calienta y lubrica mejor las articulaciones, facilitando el movimiento. Muchas personas ignoran la importancia de hacer el calentamiento al inicio o de llevar a cabo el enfriamiento al final de la carrera, siendo este de suma importancia, dado que permite al cuerpo el reajustarse al estado de reposo. 


Inicia con intervalos cortos 

Si eres principiante no intentes correr una distancia completa para una sola sesión. Lo mejor que puedes hacer es dividir esa distancia en intervalos, intenta que sean cortos al principio y camina entre los intervalos para que puedas recuperarte. Lo recomendable es comenzar alternando dos minutos de running y 2 de caminata, posteriormente ve aumentando un minuto la duración de los intervalos de running hasta que puedas correr sin descansos para caminar. 


Tomate tu tiempo 

Muchas personas principiantes creen que lo mejor es empezar corriendo muy rápido, pero es una de las peores cosas que puedes hacer, podrías lesionarte, así que ten cuidado. Al correr tus primeras carreras, tomate tu tiempo, ve a un ritmo moderado con el que te sientas cómodo, con forme pase el tiempo y hayas generado mayor fuerza y resistencias podrás hacerlo más rápido.


Explora diferentes lugares para correr 

Descubrir nuevas zonas para correr te ayudará a probar diferentes superficies, así podrás saber cuál es la que mejor se ajusta a ti. Por ejemplo, correr en asfalto o pavimento es lo ideal para ir rápido, hay poco riesgo de torceduras. Sin embargo, es duro para las articulaciones, ya que no amortigua el impacto, por lo anterior está superficie es recomendable para runners ligeros y en buena forma. 

Por su parte, un parque o bosque proporcionan una excelente amortiguación, pero las ramitas y raíces hacen que el riesgo de lesión sea mayor. 


Cuídate del flato 

El flato o dolor de caballo, es muy común en runners, tanto principiantes como en niveles avanzados. Este se produce por diversas causas, desde un bajo suministro de sangre al diafragma que resulta en calambres en los músculos abdominales, hasta irritación del peritoneo. Algunos consejos para evitar el flato son: 

Tomar un desayuno ligero bajo en fibra y grasa

  • No comer alimentos sólidos mínimo dos horas previas a entrenar
  • Beber una cantidad moderada de agua 
  • Calienta antes de correr

Cuando te de el flato, respira profundamente y camina, haz presión con las manos si el dolor es muy fuerte. No corras hasta que el dolor se haya ido por completo.


¡Ahora sí, ve por tus tenis y sal a correr! No olvides todos los consejos que te brindamos para que disfrutes de este deporte, recuerda complementarlo con una ingesta correcta de agua y una alimentación balanceada.