Endorfinas, ejercicio y felicidad

Todos conocen los beneficios de hacer ejercicio, tienes una mejor salud, duermes mejor, consigues ganar o perder masa muscular dependiendo el objetivo que tengas, pero no todos saben lo que le ocurre al cerebro cuando se lleva a cabo una actividad física. Seguro has escuchado hasta el cansancio la frase “durante el ejercicio se liberal endorfinas”, pero ¿qué significa? 

Cuando comienzas a hacer ejercicio, el cerebro reconoce ese momento como uno de estrés debido a que la presión sanguínea aumenta. Por lo anterior, el cerebro asume que estás en una situación de peligro y para protegerse, libera una proteína llamada BDNF (Brain-Derived Neurotropic Factor). Esta proteína va a actuar como un agente protector y reparador permitiendo la agudización de tus sentidos, el sentimiento de ligereza o liberación, etc. 

De manera simultánea, las endorfinas se liberan en el cerebro para hacer frente al estrés. Su principal propósito es generar un efecto de placer y bienestar, bloquean las malas sensaciones de hacer ejercicio, el dolor y generan el sentimiento de euforia. Es por la combinación de estas dos sustancias que el hacer ejercicio te hace sentir bien. 


Maximizar la felicidad a través del ejercicio


No todas las actividades físicas nos hacen liberar la misma cantidad de endorfinas, algunos estudios revelan que al realizar ejercicios de alta intensidad la segregación de BDNF y endorfinas es mayor, Por otra parte, también influye la duración del ejercicio, se puede realizar una rutina ligera, pero con una duración más amplia y también generará una producción alta de endorfinas. 

Hagas lo que hagas, no pienses en el ejercicio como una cosa más en tu lista de tareas pendientes. Encuentra una actividad que disfrutes, ya sea salir a correr, nadar, integrarte a algún equipo o relajarte haciendo yoga, cualquier forma de actividad física puede ayudarte a sentirte mejor convirtiéndose en una parte importante de tu enfoque para obtener un bienestar físico y mental.