Plantas para purificar el ambiente

El aire de los lugares donde pasamos la mayor parte del día, hogares u oficinas, se encuentra cada vez más contaminado, ya que, con más frecuencia, introducimos productos químico-sintéticos que liberan Compuestos Orgánicos Volátiles (COV) que resultan perjudiciales para la salud, a partir de ciertas concentraciones. 


De igual manera, hay químicos que se encuentran de manera recurrente en nuestro hogar, y tal vez no los habíamos notado, como:

  • Formaldehído
  • Tricloroetileno
  • Benceno
  • Xileno
  • Tolueno
  • Dióxido de carbono
  • Amoníaco

Algunos de estos pueden generar efectos cancerígenos, pero ¿Dónde se encuentran estos químicos? Los podemos encontrar en los plásticos, las fibras sintéticas, muebles de maderas aglomeradas, pinturas, barnices, fotocopiadoras, impresoras, ambientadores y productos de limpieza personal y del hogar.

Debido a esto, no está de más tener un apoyo para purificar nuestro entorno con algo natural, que nos ayude a tener un espacio más limpio,  agradable, y que se vea bien o nos aporte algún plus positivo en nuestro entorno. 

En este nuevo BreakFit te traemos las mejores plantas para purificar tu ambiente:


Potus (Epipremnum aureum)

Sus hojas tienen forma de corazón con patrones amarillos, no exige un cuidado especial, basta con regarla cuando esté un poco seca; es por eso que se suele usar no solo en casa, también en oficinas o centros comerciales.

La capacidad que tiene para purificar el aire, eliminando componentes como el formaldehído, el xileno y el benceno, hace a esta planta un elemento ideal. Soportando, incluso, la exposición a hogueras o entornos en los que habitualmente hay humo. Debido a que es una planta de la familia de las trepadoras, en su entorno natural, puede alcanzar alturas de hasta 20 metros, con raíces aéreas que hacen de soporte sobre los troncos.

 

Lengua de tigre (Sanseviera)

También conocida como lengua de suegra, es una de las plantas recomendadas por la NASA para purificar el ambiente, ya que elimina componentes tóxicos como el benceno, el tolueno y el formaldehído. Es de las favoritas por las personas debido a su resistencia a las plagas, incluyendo los ácaros. Lo ideal es colocarla en lugares con mucha luz. Esta especie es una de las que no puede faltar en tu hogar. 

 

Árbol de caucho (Ficus elástica)

El ficus elástica, también llamado comúnmente ficus robusta o árbol de caucho, es una de las plantas de interior más grandes y comunes que se pueden encontrar. Popular por sus grandes hojas verdes y brillantes, resulta una especie de muy fácil cuidado y rápido crecimiento cuando se cultiva bajo las condiciones adecuadas.

Perfecta para reducir el tricloroetileno y el xileno, tolera la exposición directa al sol sin problemas, crece muy bien en climas tropicales o mediterráneos, hay que evitar exponerla a heladas y darle un riego normal.


Hiedra Inglesa (Hedera helix)

Esta planta es una maravilla para personas que padecen asma o alergias, ya que el 60% de la suspensión de moho en el aire de una habitación desaparece sólo 6 horas después de ponerla dentro del hogar, debido a la reducción de formaldehído, tricloroetileno y benceno.

La hiedra puede situarse en exteriores y en interiores. De este modo, podemos decorar nuestro hogar mientras refresca la casa y transmite un toque verde y vivo. Crece mejor al estar expuesta a la luz solar, aunque hay que tener cuidado con la sobreexposición, ya que se pueden blanquear sus hojas.


Aloe vera (Aloe)

Una planta de aloe vera junto a la ventana no solo es una opción muy decorativa. Además, será capaz de purificar el aire y eliminar toxinas como el formaldehído y el benceno, que podemos encontrar en barnices, limpiadores de suelos y detergentes. No es una planta que requiere muchos cuidados, eso sí, es necesario que esté situada en un lugar soleado, no requiere un riego frecuente.

El aloe tiene muchos otros beneficios, ayuda a la hidratación, elasticidad y cicatrización de la piel y gracias a su alta concentración en antioxidantes, neutraliza los radicales libres, que son los principales causantes del envejecimiento prematuro de nuestra piel.