¿Qué es el HIIT y por qué deberías incluirlo en tu rutina?

Es posible que hayas escuchado el término HIIT mientras estabas en el gimnasio o en algún video en la red, pero ¿te has preguntado para qué es y qué beneficios tiene? En este break fit te lo contamos. 


El HIIT o entrenamiento interválico de alta intensidad (por sus siglas en inglés High Intensity Interval Trainging), es un tipo de entrenamiento deportivo basado en sesiones de intervalos cortos, pero muy intensos que alternan esfuerzo y recuperación. Estos ejercicios cardiorespiratorios incrementan la condición física sin desgastar la masa muscular, quemando una mayor cantidad de calorías en un menor tiempo. 


Los entrenamientos de HIIT están basados en la intensidad del entrenamiento y dan como resultado una pérdida de grasa corporal. Para que el resultado sea favorable, el entrenamiento se debe realizar en un periodo breve de no más de 20 minutos, debido  a que durante el ejercicio vamos a llevar nuestras pulsaciones al 85%, mientras que en otras disciplinas como el running, estas se mantienen entre el 50 y 70%. 


Al llegar a tan alta intensidad, se eleva la temperatura corporal, haciendo que el cuerpo siga quemando grasa mientras se recupera. Por lo anterior es importante tener en cuenta los Intervalos del circuito, que se dividen en dos: 


  • Fase de esfuerzo: Esta no debe durar más de 60 segundos, es aquí donde se entrena con la mayor intensidad posible y a una frecuencia cardiorrespiratoria máxima. 
  • Fase de menor esfuerzo: Sirve de recuperación, es para respirar y relajar los músculos y puede durar lo mismo o el doble que la fase de esfuerzo. 

Recuerda que después de que el cuerpo quema cierta cantidad de grasa comienza a reservar otra tanta y comienza a consumir la masa muscular, por eso no es recomendable que hagas ejercicios cardiovasculares mayores a 45 minutos.


En el entrenamiento HIIT se trabaja con el peso de tu cuerpo, por lo que es común que algunos de los ejercicios más frecuentes sean los burpees, los saltos, los escaladores, las sentadillas explosivas o los esquiadores, pero ¿qué beneficios da este tipo de entrenamiento? La verdad es que son bastantes así que te dejamos una lista para que dejes de pensarlo y entres en acción. 


  • Mejora la capacidad cardiaca y pulmonar.

  • Segrega una mayor cantidad de adrenalina.

  • Aumenta la resistencia más rápido que el propio entrenamiento de resistencia.

  • El cuerpo consume calorías y quema grasa corporal horas después del entrenamiento.

  • Favorece el aumento de la masa muscular. 

  • Quema grasa sin perder masa muscular.

  • Aumenta el consumo de glucosa y mejora la sensibilidad a la insulina.

Recuerda que las sesiones de HIIT deben durar entre 15 y 20 minutos, esto lo convierte en el ejercicio ideal para quienes tenemos poco tiempo o para aquellos que buscan complementar otras actividades como el running o el ciclismo. 


¡Animate a integrar este entrenamiento en tu vida! y no olvides esforzarte al máximo durante las sesiones para obtener los resultados deseados. Pero si lo tuyo no es el HIIT y quieres algo más relax, te invitamos a leer nuestro artículo de Meditación, te esperamos en nuestra próxima entrada.